Seguidores

miércoles, 13 de abril de 2011

Alucinación de una persecución

Irrumpes dentro del noveno piso de uno de los hoteles más lujosos de la ciudad, has entrado porque no tenías un rumbo y tenías ganas de conocer la majestuosidad de estos edificios, llegas el departamento 9A, el cual no tiene llave, tienes acceso a el sin ningún problema, notas esas maravillas del hombre blanco, pero no encuentras a nadie, te metes al baño y ¡wuala!, esta una pareja, él en la regadera y ella en la tina.

La vida te ha tratado mal y crees que la gente debe pagarlo, no te importa el sacrificio de los demás a costa de tu 'felicidad', tu loca idea de apoderarte de la dama te asalta, sacas tu pistola silenciosa y le das dos disparos al hombre hasta dejarlo inmóvil, vas a la chica y le dices que no tiene otra opción más que cooperar, agarras sus piernas, las alzas, tocas su cintura, su abdomen, sus pechos, ella muerta de miedo, te da placer ver su inhibición en su cara.

Después de hacer tus menesteres, te levantas de la tina y ¡ooh sorpresa!, él, después de dos disparos, se levanta por inercia y quiere salvar lo irrescatable, es por eso que lo inundas con 15 disparos en todo su cuerpo dando el ultimo en su frente, has disparado con tanto odio y repugnancia que tu cara se transforma en más agresiva y exaltada. Vas a la puerta del departamento para asegurar que nadie entre, no puedes cerrar y te aferras a hacerlo, de repente piensas que te has tardado y que ella puede estar haciendo algo en contra tuya.

Vas corriendo al baño y efectivamente, ella estaba al teléfono, le das un golpe en la cara, agarras el teléfono y escuchas: "¿entonces dice que esta secuestrada en el noveno piso?", cuelgas y quitas el cable telefónico. Ya has perdido, en unos momentos llegaran las personas a resolver el asunto, tu juego ha acabado, ella debe pagar, la agarras con tus dos manos y la avientas desde el noveno piso a la calle, sólo se escucha "croack".

Llegaran por ti tarde o temprano, todo lo que hagas esta demás, te sales por la ventana y empiezas a escalar sin tener miedo a caerte, logras bajar a la planta baja, corres, pero de inmediato ves ambulancias, patrullas, helicópteros y toda una gama de movimientos que van hacia el hotel, tú corres y corres, saltas bardas y esquivas a la gente, sabes que no tardaran en encontrarte pero aun así sigues corriendo.

Huir del destino

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...