Seguidores

martes, 31 de mayo de 2011

La vida me ha enseñado que cuando hace hambre todo es bueno

Sabroso, exquisito. Un chico estaba en el vagón del metro y en el piso había una playera con pedazos de botella de vidrio. No era el típico vagabundo que estaba sucio, no, era un chico de decente apariencia y empezó a dar un discurso diferente a lo que había escuchado:

"Aprovechen su educación, no desperdicien su oportunidad, el mejor ejemplo soy yo mismo, mírame haciendo cosas indecentes para ganarme comida, la vida me ha enseñado que cuando hace hambre todo es bueno... no soy ingeniero ni médico, 2 pesos, 3 pesos, son mucho para mí"

Empezó a hacer ejercicios acrobáticos en el tubo superior del metro y bailar un estilo de break dance sobre el piso, el chico era en definitiva algo diferente. Después, en un acto sumamente extraño, se paró de cabeza y azoto esta misma sobre los vidrios: "Wow" me quedé, fue como si estuviera viendo la lucha libre AAA o la RAW, inmediatamente saqué mi celular y alcance a tomar esta foto:


Este chico tenía una esencia que me agrado, era hábil y tenía cierta dosis de reflexión, me encantaron sus palabras, no porque no las hubiera escuchado antes, sino porque el tipo estaba consciente de su situación, él decia que sirvia de mal ejemplo, sirvia de una figura a No seguir. 

... aunque ahora que lo pienso, puede ser un buen discurso para provocar lástima y así generar compasión, quien vende mejor la compasión, obtiene más monedas, de hecho yo le dí 10 pesos... creo que caí en su táctica, en fin, me quedo con esto:

"La vida me ha enseñado que cuando hace hambre todo es bueno"

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...