Seguidores

viernes, 8 de octubre de 2010

¡Malditos Adultos!

Somos unos estúpidos y egocéntricos adultos: queremos que los niños entiendan como si tuvieran la misma experiencia que nosotros.

Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Y es que como me molesta ver a los adultos que les explican a sus hijos la razón de un acontecimiento con tanta pedantería que parece que lo describen como si de veras fuera la verdad que el niño quiere saber (1), les imponemos una forma de vivir por la debilidad y vulnerabilidad que tienen al no conocer las reglas de este mundo: "Uno cree las cosas porque ha sido condicionado a creerlas"

Yo odio a los niños, esa fue una conclusión que hice algunos días, y ahora no pienso lo mismo. Pobres de ellos necesitan taaanta educación, que no es culpa de ellos.

¿Qué me hizo cambiar de opinión? ... Ya tengo un niño a mi cargo ....

Se llama Axel Iván, y no entiende un puto sarcasmo de los simpson, le desinteresa una conversación de la serie de Dr. House porque no entiende la conversación de los adultos, quiere escuchar canciones donde entienda lo que cantan, quiere tener amigos que no hablen tan complicadamente, para él todas las personas son grandes porque explican lo que saben con tanta seguridad y con una estructura gramatical -para él- correcta, no comprende cosas abstractas, no tiene mucho vocabulario, ... ¡pobrecito! ... tiene taaanto que leer, escuchar, escribir y hablar (2) para comprender su idioma: el inglés.

Mi ser se ha dividido en dos personas (3). Se confunde mucho mi yo castellano, duda de lo que realmente ya sabe porque tiene que educar al yo ingles, se le hace difícil ser padre y educar a alguien que necesita mucha paciencia, tiempo y apoyo para aprender las cosas que el 'papa' ya sabe.

Estoy como loquito por dar estas interpretaciones a mi ser, pero es algo muy complicado lo que sucede en mi cabeza, de verdad, nunca antes lo había sentido de esta manera, tengo una persona dentro de mi que no puedo controlar porque no conoce mucho vocabulario, no puede defender sus puntos de vista, le hacen falta las palabras que al 'papa' le gustaría su hijo supiera, pero lo que él debe comprender con mucha sabiduría es que hay que darle tiempo al tiempo para que su hijo se desenvuelva.

Los niños son las personas más prudentes de este mundo: Tienen templanza, cautela, moderación, sensatez y buen juicio. Para ellos todo es mágico y sorprendente.

(1) Estoy de acuerdo en que cada uno acepta las verdades que quiere oír para su propia conveniencia.
(2) En otras palabras tiene que errar mucho para aprender.
(3) Tengo más divisiones de personas, pero ahorita me interesa separar el yo de habla castellana y el yo de habla inglés.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...